La imaginación mueve el mundo

¿Por qué recomendamos mantener los pies en el suelo, cuando lo que mueve el mundo es la imaginación? ¿No sería mejor animar a soñar, a aspirar más alto, a conseguir lo que parece imposible…?¿Qué sería del mundo sin sueños y sin imaginación?

La imaginación es el más poderoso factor del progreso. Sin imaginación no habrá un gran científico, ni un gran inventor, ni un buen director de empresa, ni un buen profesor, ni, por supuesto, un buen publicista, ni un gran escritor. Por lo tanto, la lectura no es una “cosa de letras” y de los extraños seres que se dedican a ellas, la imaginación es también fundamental para cualquier científico, ingeniero, arquitecto o cualquiera que pretenda un poco de creatividad en su trabajo. Pero no sólo tenemos que pensar en las grandes cosas, la imaginación ayuda a resolver problemas cotidianos y mejora nuestra vida diaria. Las grandes cosas, e incluso las pequeñas, se hacen con imaginación y es con los libros, principalmente con las novelas, como se enciende su llama.

Diseño sin título (2)

Está claro que la imaginación es una capacidad que nos viene de serie, pero está en nuestra mano estimularla o dejarla dormida, como ocurre con cualquier otra capacidad o habilidad. Y al igual que con las otras habilidades, aunque nunca es tarde para ejercitarlas, el mejor momento para desarrollarla es la infancia. Y desde luego que habrá otras formas o actividades para trabajar y dejar fluir la imaginación, pero no creo que ninguna mejor que la lectura.

La televisión, el cine o los videojuegos  nos dan el trabajo hecho, les ponen cara y aspecto a los personajes, un tono de voz concreto, nos dan un entorno perfectamente definido, los colores y los paisajes ya están ahí, el espectador sólo tiene que sentarse y ver lo que le ofrecen. Sin embargo, el lector puede elegir el rostro de los personajes, puede ponerle colores y matices al paisaje. Mientras se lee, la imaginación no deja de funcionar ni un instante. Desafortunadamente, cada vez buscamos más la comodidad que nos proporcionan las nuevas tecnologías y huimos del trabajo que requiere leer e imaginar. Nos encaminamos hacia una sociedad en la que poco espacio queda para la imaginación y por lo tanto para la libertad. No dejemos que esto ocurra.

Formar sin transmitir el amor por la lectura es un grave error. En cualquiera de las ramas del saber la lectura es imprescindible, tanto para  la transmisión de conocimientos como para la búsqueda de inspiración. Un niño que lee podrá viajar al espacio, al Polo Norte o en el tiempo, podrá montar en barco o en camello. Se alegrará con las alegrías de otros y llorará con sus penas.El mejor libro que puede leer un niño es el que le inspire y haga volar, ya vendrán después los libros de texto y los manuales como herramientas para hacer reales los sueños.

 

www.itacalibros.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: