¿Por qué hay que leer «Frankenstein»?

Todos, me atrevo a afirmar que casi sin excepción, conocemos al monstruo de Frankenstein y seguro que muchísimos sin haber leído nunca el libro e incluso algunos sin haber visto alguna de sus numerosas adaptaciones al cine. Y es que este clásico de la literatura de terror, que cumple ahora 200 años, tiene el gran mérito de haber creado un personaje que ha pasado a formar parte de la cultura popular, aunque tanto el personaje como la historia han ido quedando desvirtuados. Es una tendencia general, por ejemplo, confundir al monstruo con su creador. Víctor Frankenstein es el médico suizo que le da vida a la horripilante criatura que carece hasta de nombre.

Este año tenemos la excusa perfecta para acercarnos a este clásico de terror y no nos faltarán ediciones entre las que elegir, ya hablamos en otra ocasión de ellas. Pincha aquí para ver algunas.

220px-Frankenstein's_monster_(Boris_Karloff)

No os voy a contar nada del argumento ni de su autora, Mary Shelly, sobre la que se ha hablado mucho este año. Simplemente, os contaré algunas de mis impresiones al leer la novela. Tengo que confesar que lo he hecho hace poco por primera vez, que yo era de las que hablaba de Frankenstein como del monstruo gigante con tornillos, disfraz ideal de Halloween, pero he quedado gratamente sorprendida.

200 años después no esperemos aterrorizarnos con Frankenstein, el lector actual está más que acostumbrado a ver escenas de terror en las superproducciones de cine o incluso a diario en la televisión y por lo tanto es mucho menos sensible que el lector del siglo XIX, mucho más fácil de sugestionar.

Esta novela es principalmente una denuncia de la ciencia sin conciencia y quizá tiene más vigencia hoy en día la crítica a los avances incontrolados sin tener en cuenta las consecuencias que cuando fue escrita la novela. Pero no es esta cuestión la que más me ha interesado. Para mí el mensaje más importante es que cometemos graves errores al juzgar por las apariencias.

La criatura de Frankenstein no es malvada por naturaleza, es entrañable y da mucha más pena que miedo. Es el trato que recibe de las personas que huyen, la rechazan y la desprecian lo que la lleva a convertirse en un monstruo. Y queda reflejado en sus palabras de la siguiente manera:

«Yo era benévolo y bueno. Los sufrimientos me han convertido en un demonio. Hazme feliz, y volveré a ser virtuoso».

«Si soy malintencionado es porque soy desgraciado. ¿Acaso no me rechaza y me odia toda la humanidad?».

Una de las grandes maravillas de la lectura es que a través de ella podemos vivir mil vidas y eso nos hace más empáticos y nos ayuda a comprender situaciones, motivaciones o pensamientos que pueden estar muy alejados de nosotros geográfica, cultural o ideológicamente. Leer Frankenstein nos puede hacer reflexionar sobre cómo tratamos a los demás y qué consecuencias puede desencadenar nuestro comportamiento. La lectura de este clásico en las aulas puede ser muy interesante para tratar el tema del acoso en el ámbito escolar y los prejuicios que en general todos tenemos por el aspecto físico.

«Una vez albergué la falsa esperanza de reunirme con unos seres que pasarían por alto mi forma externa y me querrían por las cualidades excelentes que yo era capaz de sacar a relucir».

Para los que estáis ya escribiendo la carta a los Reyes Magos, os recomiendo que incluyáis este clásico pionero de la literatura de terror y la ciencia ficción.

 

Un comentario sobre “¿Por qué hay que leer «Frankenstein»?

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: