Fuera prejuicios

«Es una verdad universalmente aceptada que un soltero con posibles ha de buscar esposa».

Así empieza la novela de Jane Austen Orgullo y prejuicio. Yo, por supuesto, conocía la famosa frase, sabía que en Gran Bretaña Jane Austen es muy respetada y considerada entre sus grandes autores clásicos, la había visto incluso puesta al mismo nivel que Shakespeare. Pero tengo que confesar que no había leído Orgullo y prejuicio, porque también sabía que era una novela romántica con final feliz, con el matrimonio como tema central y nada de esto llamaba mi atención, incluso eran temas que no me parecían digno de un gran clásico. Me atraen las novelas de aventura o las que tratan pasiones y sentimientos más desgarrados y Orgullo y prejuicio me daba la impresión de que era una novela ñoña (oh, qué injusta fui).

Aun así, el año pasado se cumplió el bicentenario de la muerte de la escritora británica y leí numerosos artículos que se escribieron sobre ella y sus obras y me hice con una de las ediciones conmemorativas de Orgullo y Prejuicio y la coloqué entre mis próximas lecturas, pero he estado un año dejando que adelanten puestos otros libros, hasta que hace unas semanas empecé a leerla sin mucho entusiasmo (mis prejuicios eran mayores que los de Elisabeth Bennet sobre Darcy). Pero la terminé absolutamente entusiasmada. ¿Conoces esa sensación de no poder dejar de leer un libro, pero al mismo tiempo no querer que se acabe?

 

 

_visd_0001JPG0CJRX
Orgullo y prejuicio

Se aleja bastante del prototipo de novela romántica idílica que yo tenía en mente. Además del matrimonio, se tratan temas muy interesantes, como las diferencias entre clases o  la situación de las mujeres y la autora lo hace con una fina y divertida ironía. Los personajes están maravillosamente construidos y es muy fácil conectar con ellos y tener esa sensación de conocerlos de siempre. Por otra parte, los diálogos y las descripciones son magistrales.

Publicada por primera vez en 1813, fue un éxito rotundo y desde entonces ha conseguido legiones de fieles que la idolatran y veneran, aunque también sus detractores, que la encasillan como una lectura ligera. Yo desde ahora me coloco entre sus fervientes admiradores. Es un libro entretenido, divertido y emocionante que deja ver la inteligencia de su autora y a mí me ha cautivado.

Ahora puedo decir que cumple todos los requisitos para convertirse en uno de mis clásicos, los sentimientos y las emociones que trasmite son atemporales y universales y sin duda es un libro al que volveré, de hecho, el primer impulso al terminar fue el de volver a empezar, pero me resistí porque hay otros candidatos para entrar en la lista llamando a la puerta.

Y como un libro siempre te lleva a más libros, he colocado en los puestos de próximas lecturas Sentido y Sensibilidad, Mansfield Park, Emma, La abadía de Northanger y Persuasión.

Si no has leído ya Orgullo y prejuicio, te aconsejo que no esperes más. Elige una buena edición aquí, escoge tu mejor sillón, preferiblemente espera a que sea de noche, prepara tu bebida preferida (un cóctel, un vino, un buen té o un chocolate), acurrúcate bien y disfruta de la lectura.

¡Fuera prejuicios y a leer los clásicos!

Un comentario sobre “Fuera prejuicios

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: