Atticus Finch

La semana que viene se celebra el Día del Padre y por eso queremos aprovechar esta ocasión para recordar a uno de los padres más emblemáticos de la literatura, Atticus Finch, al que inevitablemente le pondremos ya siempre el rostro de Gregory Peck, como Espartaco tendrá el rostro de Kirk Douglas, Ramsés, el de Yul Brynner o el más moderno Harry Potter, el de Daniel Radcliffe.

matar

Para los que no hayáis leído el libro ni visto la película os pondré en situación. Atticus Finch es el padre de Scout, protagonista y narradora de la novela de Harper Lee, Matar a un ruiseñor, un clásico de la literatura del siglo XX. Publicada en 1960, fue un éxito inmediato, al año siguiente ganó el premio Pulitzer y poco después, en 1962, se estrenó la película del mismo nombre, que con su tremendo éxito (fue ganadora de tres premios Óscar, incluido el de mejor actor para Gregory Peck) haría mundialmente famosa esta historia.

Scout y su hermano Jem son los dos hijos de un abogado viudo que vive en una pequeña comunidad de la Alabama de los años 30. La tranquilidad de la familia se ve afectada cuando Atticus acepta defender a un afroamericano acusado injustamente de violar a una joven blanca. A pesar de la presión y las amenazas, Atticus se mantiene firme y defiende hasta el final lo mejor que puede a Tom Robinson.

«Simplemente, el que hayamos perdido cien años antes de empezar no es motivo para que no intentemos vencer»

De esta forma, Atticus Finch se erige símbolo de la defensa de la justicia y la igualdad racial.

La visión que tienen sus hijos sobre él va cambiando a lo largo de la novela. Al principio Scout piensa preocupada que su padre no sabe hacer nada, es mayor que los padres de otros niños y no tiene la misma vitalidad para jugar con ellos, además tiene una profesión poco digna de admiración, según ella. Lo describe de la siguiente forma:

«Atticus no hacía nada; trabajaba en una oficina, no en una droguería. Atticus no conducía un camión volquete del condado, no era sheriff, no cultivaba tierras, no trabajaba en un garaje, ni hacía nada que pudiera despertar la admiración de nadie.

Aparte de los dicho, llevaba gafas. Estaba casi ciego del ojo izquierdo, y decía que los ojos izquierdos eran la maldición hereditaria de los Finch. Cuando quería ver bien alguna cosa, volvía la cabeza y miraba con el ojo derecho.

No hacía las mismas cosas que los padres de nuestros compañeros: jamás iba de caza, no jugaba al póquer, ni pescaba ni bebía ni fumaba. Se sentaba en la sala y leía».

Lo que para una niña del sur de EEUU en los años 30 son defectos o carencias, es lo que hace a su padre diferente y maravilloso. La visión de Scout va cambiando desde el momento en que se entera de que su padre había sido el mejor tirador del condado, pero había decidido no usar las armas a menos que fuese absolutamente necesario.

Atticus es un referente de integridad, una persona absolutamente maravillosa, parece increíble que haya personas tan sumamente buenas, capaces de hacer lo correcto a toda costa. Este personaje nos pone entre el deseo y la duda de que realmente existan muchos Atticus Finch.

Uno de los geniales mensajes que transmite a sus hijos es este:

«Uno es valiente cuando sabiendo que la batalla está perdida de antemano, lo intenta a pesar de todo y lucha hasta el final pase lo que pase. Uno vence raras veces, pero alguna vez vence».

La manera liberal y relajada en la que Atticus cría y educa a sus hijos, que incluso lo llaman por su nombre de pila, es muy criticada por su entorno, pero es un padre entrañable y admirable.

9788490701218
Matar a un ruiseñor

Matar a un ruiseñor es una novela sencilla, sin muchas pretensiones, pero que se ha convertido en un símbolo de la lucha contra las injusticias raciales y los prejuicios. Bien es verdad que está planteada desde la visión inocente y con cierta distancia de una niña blanca, pero es capaz de conmover y crear conciencia y en estos casos eso es lo importante.

Después de leer Matar a un ruiseñor, la pregunta que se queda resonando en la cabeza es si nosotros mismos seríamos capaces de comportarnos con la misma integridad que Atticus Finch y quizá con un poco de suerte algunos de sus lectores decidan seguir su ejemplo o por lo menos intenten ser mejores personas.

Si no lo has hecho ya, este es un buen momento para leer Matar a un ruiseñor.

Un comentario sobre “Atticus Finch

Agrega el tuyo

  1. Una de las mejores novelas que he tenido la dicha de leer. Ame el personaje de Atticus Cuando la leí y me sentí muy identificado con el, es un caballero que representa todo lo que un hombre virtuoso e integro debe ser, es fiel a eso y lucha con convicción y valentía por el bien. Realmente una historia que enseña muchísimas cosas importantes sobre las injusticias raciales y la maldad contra otros, pero sobre todo sobre el coraje, la valentía y los valores que tanto hacen falta aun en el mundo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: