El prisionero de Zenda

Si hay un clásico de la literatura juvenil que puede conseguir amantes de la lectura, ese es El prisionero de Zenda (1894). Tiene todos los ingredientes imprescindibles de una novela de aventuras: un rey, una princesa hermosa, un protagonista encantador, villanos, castillos, engaños y espadas. Con apenas 200 páginas desde luego es un buen libro para iniciarse en la lectura de los clásicos.

Al final del primer capítulo dice lo siguiente:

«Y eso demuestra lo poco que sabemos de lo que nos deparará el futuro: heme aquí, cumpliendo mi promesa condicional, y escribiendo, como nunca pensé que lo haría, un libro…aunque no creo que me sirva para entrar en política, ni tiene nada que ver con el Tirol».

Está escrita en forma de memorias y cuenta la historia de Rudolf Rassendyll, que por azares del destino se ve obligado a hacerse pasar por el rey de Ruritania, país imaginario (también un buen ingrediente para una novela de aventuras). No queremos revelar más datos del argumento por si hay quien se decide a viajar a Ruritania con Rudolf Rassendyll. Allí encontrará amores imposibles, traiciones, lealtades, intrigas palaciegas, duelos. Es una historia de espadas y luz de candelabros.

 

9788466336567
El prisionero de Zenda

 

Es una novela de mucha acción, llevada al cine en numerosas ocasiones. La versión más famosa probablemente sea la de 1952, protagonizada por Stewart Granger y Deborah Kerr. Os recomendamos verla después de leer el libro.

el prisionero de zenda película

En el prólogo de la reciente edición de bolsillo de Penguin Random House Arturo Pérez-Reverte dice lo siguiente de nuestra novela:

«Hay jovencitos que no deberían hacerse mayores sin haber leído El prisionero de Zenda, y adultos que dejan de serlo mágicamente, cuando vuelven a sus páginas. Eso suele ocurrir. Todos los que alguna vez, o varias, hemos paseado por ellas, cargamos con el sello de Ruritania en nuestro pasaporte y un pétalo de rosa entre las hojas de un libro, junto a una nota garabateada con tinta azul:  “Fui rey, no lo soy. Soy el que fui y no soy. Pero siempre he sido aquel a quien amó y ama Flavia”».

La novela romántica y de acción es el género ideal para que los jóvenes lectores se dejen seducir por los clásicos. Esta novela transmite unos códigos de honor, bastante olvidados incluso denostados en estos días, que no está demás recordar:  «El honor también obliga a las mujeres, Rudolf. […] Tal vez incluso tenga que hacer algo en lo que detesto pensar», le dice la princesa Flavia al final de la novela. Los protagonistas están obligados a sacrificarse y cumplir con su deber, que va mucho más allá de su propio interés y bienestar personal. También nos habla de lo caprichoso del destino o de la necesidad de cumplir nuestras promesas…

Muchos dicen de ella que es una novela al estilo Dumas y es verdad que es también una novela de aventura y por lo tanto tendrán aspectos en común, pero El prisionero de Zenda es mucho más sencilla y más breve, que para los que se inician en la lectura puede ser un punto a favor, ya que las novelas de Dumas pueden abrumar de primeras por su extensión.

El prisionero de Zenda encontró su continuación en la novela Ruperto de Hentzau, aunque esta no ha tenido tanto éxito. La repercusión en su tiempo seguramente fue mucho mayor porque sir Anthony Hope (1863-1933), su autor, dejó su profesión de abogado y pudo dedicarse en exclusiva a la literatura gracias al éxito de sus novelas.

Que levante la mano quien termine la novela sin ganas de gritar al primero que se cruce en su camino: “¡En guardia, bastardo!”, mientras desenvaina su imaginaria espada.

Un comentario sobre “El prisionero de Zenda

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: