La importancia de los clásicos II

Para seguir con nuestra defensa de los clásicos vamos a apoyarnos en dos libros muy recomendables, más o menos recientes, que ofrecen una visión bastante pesimista de la posición en la que se encuentran no sólo los clásicos, sino la literatura y las humanidades en general y reivindican su importancia, incluso su necesidad.

Empezaremos por La luz de los lejanos faros del profesor Carlos García Gual, publicado por Ariel el año pasado. García Gual, al ser uno de los más importantes helenistas españoles, se preocupa, claro está, sobre todo de los clásicos grecolatinos, pero hace unas reflexiones generales muy interesantes y acertadísimas sobre la situación actual de las humanidades y de la literatura.

portada_la-luz-de-los-lejanos-faros_carlos-garcia-gual_201703020923
La luz de los lejanos faros

“lo característico de los clásicos, bien elegidos y enfocados, es que su lectura deja siempre en la memoria un poso, una huella terca en nuestra imaginación, y aguzan nuestra mirada sobre aspectos importantes de la vida”.

Otro libro muy interesante es  La utilidad de lo inútil de Nuccio Ordine, publicado por Acantilado en 2013 y que en septiembre de 2017 ya iba por la decimosexta edición. Ordine va mucho más allá, ya que no sólo se preocupa por la literatura, sino por todos los ámbitos del arte y la cultura, así como por la ciencia.

la-utilidad-de-lo-inutil-600x920
La utilidad de lo inútil

“El mundo ha sido siempre un lugar triste y confuso; sin embargo, poetas, artistas y científicos han ignorado los factores que habrían supuesto su parálisis de haberlos tenido en cuenta. Desde el punto de vista práctico, la vida intelectual y espiritual es una forma inútil de actividad que los hombres se permiten porque con ella obtienen mayor satisfacción de la que pueden conseguir de otro modo”.

Quizá muchos lectores piensan que los clásicos son difíciles e inaccesibles, pero lo cierto es que, entre los clásicos como entre los actuales, los hay de muy diversa índole. El clásico lo es por su interés y emotividad en cualquier época, por su capacidad de sugerir apasionadas lecturas y por motivar interpretaciones diferentes en cada época. La lectura forzada y a destiempo de los clásicos puede causar rechazo, el secreto está en elegirlos bien. La cuestión es que, a pesar de tener más a mano que nunca el acceso a todos los grandes textos del pasado, cada vez hay menos guías que nos conduzcan de forma favorable hacia su lectura . Y es que cada vez la literatura y las humanidades tienen menos presencia en los institutos y en las universidades y en lo penoso de la situación están de acuerdo los dos autores de los que hablamos. Los dos coinciden en que la educación va cada vez más peligrosamente encaminada a la obtención directa de beneficios. Nuccio Ordine dice que “no por azar en las últimas décadas a las disciplinas humanísticas se las considera inútiles, se las margina no sólo en los programas escolares sino sobre todo en los capítulos de los presupuestos estatales y en los fondos de las entidades privadas y las fundaciones. ¿Para qué gastar dinero en un ámbito condenado a no generar beneficios?”. Más pesimista incluso se muestra García Gual con respecto a la situación en España, donde afirma que “la enseñanza de los clásicos del pensamiento, de la literatura o la religión nunca han gozado de gran crédito”. Y sigue diciendo: “En las aulas se ha leído acá siempre poco y mal”.

Sin embargo la literatura y las humanidades son fundamentales para educar en democracia y libertad. Afirma así Ordine que  “la literatura y los saberes humanísticos, la cultura y la enseñanza constituyen el líquido amniótico ideal en el que las ideas de democracia, libertad, justicia, laicidad, igualdad, derecho a la crítica, tolerancia, solidaridad, bien común, pueden experimentar un vigoroso desarrollo”. En la misma línea García Gual dice que “son las humanidades las que ofrecen una base más sólida para intentar formar en libertad, sin prejuicios, más allá de las ortodoxias religiosas, el espíritu del individuo moderno y posmoderno”.

Estamos totalmente de acuerdo con estos autores en que la enseñanza no se puede concebir sin la lectura y, sobre todo, sin la lectura de los grandes clásicos nacionales e internacionales. Pero en la actualidad lo más normal es que los jóvenes terminen el instituto o incluso sus estudios universitarios sin haber tenido contacto con estos textos y ese fácil acceso a cualquier tipo de información, que señalábamos antes, se convierte en un arma de doble filo que al final conduce hacia las sinopsis, los resúmenes y los trabajos de todo tipo, que sirven para superar las materias pero no para desarrollar el sentido crítico ni la imaginación.

La lectura de los clásicos no deja indiferente, como dice García Gual “nos hacen críticos, escépticos y más imaginativos”. Además añade que “no siempre las lecturas de los grandes libros nos hacen más felices. Pueden hacernos más sensibles y más desdichados; más críticos y más difíciles de contentar; más escépticos y, por lo tanto, menos manejables y más distintos”. Lo que sí está claro es que la lectura de los clásicos nos transforma y nos abre horizontes. “La literatura puede asumir una función fundamental, importantísima: precisamente el hecho de ser inmune a toda aspiración al beneficio podría construir por sí mismo, una forma de resistencia a los egoísmos del presente” dice Nuccio Ordine.

Quizá para ciertos poderes políticos y económicos es más favorable invertir y apostar por la formación de ciudadanos rentables para el mercado laboral. Pero, sin duda, nosotros preferimos una sociedad llena de personas libres, difíciles de manipular, críticas, sensibles, imaginativas…

 

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: